Domingo 24 junio, 16.00 y 18.30 hs. estreno exclusivo:
LA DESAPARICIÓN (Pororoca, Rumania-Francia/2017). Guión y dirección: Constantin
Popescu. Elenco: Bogdan Dumitrache, Iulia Lumânare, Constantin Dogioiu, Stefan Raus. Fotografía:
Liviu Marghidan. Duración: 152 minutos. Calificación: apta para mayores de 16 años con reservas.

Ganadora del premio a Mejor Actor (Bogdan Dumitrache) en la Competencia Oficial del Festival de San Sebastián 2017, la nueva película del director de Portrait of the Fighter as a Young Man y Principles of Life narra las experiencias
íntimas de un padre que pierde a su hija de cinco años en un parque. Con esa sutileza, profundidad psicológia, solidez interpretativa y credibildad para la exploración de cada uno de sus conflictos que pocas cinematografías como la rumana están en condiciones
de regalar en la actualidad, Se trata de un film tan duro como extraordinario, que se estrenó en siete salas argentinas con el apoyo de OtrosCines.com

Tras un breve prólogo en que se nos presenta a la familia protagonista (padre, madre, hijo e hija; todos felices), la película rumana
La desaparición inaugura con fuerza su propuesta de puesta en escena a través de un largo plano secuencia. El padre (Bogdan Dumitrache) ha llevado a su hija de cinco años al parque y mientras
ésta juega él se dedica a esperar sentado en un banco. La cámara se mueve lentamente por ese entorno, fijándose en detalles aunque nunca abandonando el plano general. Vemos, al fondo, una discusión entre una mujer y el dueño de un perro, a la hija del protagonista
yendo a comprar helado, al padre atendiendo varias veces el teléfono, a un hombre que vende globos…

La tensión sólo crece (mínimamente) en los detalles inscritos en la profundidad de campo, pero de repente la niña no está y lo ausente se convierte, ya para toda la película, en aquello que centra el relato. El plano continúa pero ahora abandona claramente su posición fija y se dedica a perseguir al padre que, poco a poco, empieza a desesperarse. Baja una pequeña cuesta por miedo a que su hija haya caído en un lago, pregunta a los demás padres si la han visto, y, al rato, decide llamar
a la policía en una decisión que marcará el final del plano. En ese instante ya queda claro que la tranquilidad previa ya nunca volverá a la película: La desaparición es un film donde el fuera de campo invisible será la principal herramienta para estructurar
el relato.