Regresa a escena “Piazzolla y yo”: la mágica música de Astor para los más pequeños

La obra estará este sábado 26 de agosto, a las 11:30, en el nivel cines de Los Gallegos Shopping, con entrada libre y gratuita (hasta colmar la capacidad de la sala).

La obra “Piazzolla y yo” volverá a escena este sábado 26 de agosto, a las 11:30, en el nivel cines de Los Gallegos Shopping, con entrada libre y gratuita (hasta colmar la capacidad de la sala). Con un destacado elenco y músicos tocando en vivo, esta historia dirigida a niños pequeños, refleja la fusión que logró el bandoneonista marplatense célebre en todo el mundo.

“Piazzolla y yo” es una obra teatral con mucha sutileza, poesía, magia, música, y, sobre todo, juego. Escrita por Alejandra Pache y Graciela Larrieu, está protagonizada por Soledad Gargiulo, Sebastián Dativo e Isabella Milano, a quienes acompañan músicos de la ciudad (batería: Jeremías Scoccimarro, saxo: Natalia Rodríguez Álvarez, teclados: Pablo Oubiña – Joaquín Deoseffe, trompeta: Adam Pereyra, bajo: Jazmín Vetere, violín: Ángel Urpi y bandoneón: Marcos Peruzzo). Producida por el Colegio Idra, cuenta con el aval de la Fundación Piazzolla.

La obra comienza con una caminata por la orilla del mar, en donde una madre y su hija encuentran un misterioso y gigantesco caracol sonoro que

perteneció a Astor Piazzolla. A partir de allí, y con la ayuda de un divertido bañero y de todo el público, descubren un montón de sonidos e historias sobre esta personalidad emblemática de la música.

“La obra nos cuenta que podemos tomar lo que nos sucede, lo bueno y lo malo, y darle forma, fusionarlo y así transformarlo en algo siempre bello”, comenta la actriz Soledad Gargiulo. “El arte transforma y nos transforma. Eso logró Piazzolla, jugó, innovó, fusionó y por sobre todas las cosas se atrevió a soñar distinto”, remarca.

Por su parte, Sebastián Dativo define a su personaje como “más payasesco y un tanto exagerado”. “Es el encargado de contar los viajes que hizo Piazzolla alrededor de su vida, durante los cuales se inspiró para componer su música. Lo hacemos de una manera bien amplia, lúdica, para que los chicos puedan participar de cada partecita del mundo por donde anduvo Astor”.

“La propuesta, además de repasar un poco los paisajes y los sonidos que lo fueron nutriendo, tiene varias performances en vivo, y con audiovisuales. Eso lo hace más llamativo y llevadero”, opina.