Jueves 26 de julio – 17:30 horas
Teatro Provincial

El grupo de Jiří Srnec presenta el espectáculo de retrospectiva Antología – Lo Mejor del Teatro Negro. Apto para todo público.

“Usted nunca sabrá si lo vio o lo soñó…”. Lema y promesa del Teatro Negro checo que fundó y dirige Jiří Srnec, el primero de los tiempos modernos que ha recorrido el mundo y que llegará a Mar del Plata para una única función, el jueves 26 de julio a las 17.30 en el Teatro Provincial (Boulevard Marítimo 2544, casi Lamadrid) El espectáculo Antología – Lo mejor del teatro negro es una retrospectiva de escenas de la historia de 53 años de teatro negro.

El Tea­tro Ne­gro tiene como característica principal la utilización de un fondo negro que acapara la presentación, donde el jue­go de lu­ces y los efec­tos especia­les preponderan. La tecnología multimedia (proyección cinematográfica, sonido, iluminación, luz negra) combina con el teatro tradicional con la pantomina, la danza y el circo, entre otras disciplinas.

Las entradas para presenciar el espectáculo se encuentran a la venta a través de la plataforma Plateanet ( www.plateanet.com ) y también vía telefónica al (011) 5236 – 3000El género se hizo popular en Checoslovaquia (hoy República Checa) a través de la obra de Jiří Srnec, quien participó como autor de espectáculos muy populares haste el día de hoy, como el Circo Encantado de la Linterna Mágica. Después de su creación en 1961, el teatro de Srnec ha recorrido 77 festivales internacionales y realizado más de 250 giras internacionales en más de 68 países.

“La fantasía es una de las mayores riquezas del ser humano y no le abandona ni con el correr de los años” es una de las frases de cabecera de Srnec.

“Las positivas reacciones del público a las primeras funciones que preparé con mis amigos fueron para mí una gran sorpresa. Porque la verdad es que comencé a estudiar escenografía y dirección del teatro titiritero en la Escuela de Arte de Praga no por querer hacer teatro, sino por no tener que cumplir el servicio militar. Entonces nada sabía yo de teatro. Durante el estudio, no obstante, muy pronto quedé verdaderamente fascinado por las posibilidades que ofrecía el teatro de títeres y fue cuando comencé a realizar mis primeros experimentos en ese terreno”, sostiene el genial dramaturgo.